La apropiación indebida de la propiedad intelectual ajena, incluyendo los contenidos que publicas en Internet, se ha convertido en un hábito demasiado común. Para decirlo en el lenguaje de las redes, es una tendencia conductual. Lo peor es que esta práctica no es nueva ni reciente. Desde el año 2013, y según Google, al menos el 30% de lo que se publicaba en Internet estaba constituido por apropiación indebida de contenidos ajenos.

Los más importantes motores de búsqueda han decidido incorporar paulatinamente nuevas operaciones (algoritmos) para detectar el origen verdadero de una información. No obstante, la apropiación de contenidos en Internet continúa en alza. Esto no es solo poco ético sino, además, ilegal.

No pocas personas carecen de escrúpulos para tomar contenidos ajenos sin consentimiento y presentarlos como si se tratase de creaciones personales. Además, cada vez se hace más común encontrar prácticas asociadas al SEO negativo como es el caso de los enlaces tóxicos.

Lo que significa el robo de tu producción intelectual

Como en todos los casos de apropiación ilegal de bienes ajenos, el robo de tus contenidos publicados significa una ganancia fácil para cualquiera. Robar tus contenidos no representa otra cosa que la directa intención de obtener dinero sin haberlo trabajado. Pero no se trata solo de dinero y trabajo, también se trata aprovechar otros productos de tus esfuerzos: visibilidad en la red, prestigio, relevancia, credibilidad, etc.

Mientras otro obtiene beneficios, tú los pierdes. Veamos en cuáles campos actúa el robo de los contenidos que has publicado en la red.

  • Perjudica tu visibilidad: cuando has sido despojado de tus contenidos, probablemente el motor de búsqueda dirigirá a otra dirección toda búsqueda. Esto te expone a perder la ubicación que tienes en los resultados que arroja el buscador. Al mismo tiempo, tu publicación que es la original recibirá menos visitas.
  • Perjudica tu credibilidad: cuando una persona interesada encuentra idéntica información en dos fuentes distintas, su reacción será, probablemente, desconfiar de ambas. Tal vez no le preocupe descubrir cuál es la fuente original y cuál la copia sino que rechazará las dos de forma directa. Si tuviese que dejar algún comentario, es casi seguro que no será favorable a ninguna y eso va en detrimento tuyo.
  • Quedas expuesto a la pérdida de un cliente: si se trata de un trabajo de carácter comercial, todo esto se traducirá en la pérdida de un posible cliente. Lo negativo de esta consecuencia para tu prestigio y finanzas es más que obvio.
  • Te expones a recibir sanciones: la primera de ellas (y en la mayor parte de los casos) será que pierdas posiciones en los resultados de alguna exploración. Otra posibilidad, y esta sí que tiene gravedad, es que puedes resultar excluido de los resultados arrojados por la búsqueda.

 

¿Existen maneras de detectar cuándo se trata de un contenido robado?

Como señalamos arriba, los motores de búsqueda han incorporado procedimientos para tratar de detectar robos y plagios. De hecho ya tienes a tu disposición de forma gratuita algunos programas antiplagio que te pueden ser de gran ayuda. Algunos de estos programas incluyen la detección no solo de textos sino también de fotografías e imágenes.

  • Tynt Insight for WordPress: te informa automáticamente cuándo estás siendo víctima de una toma indebida de tus contenidos.
  • Copyscape: es un programa que permite comprobar la originalidad de una información. Lo puedes emplear tanto en pasajes como páginas o sitios completos. Te es útil, primordialmente, para validar contenidos. Sirve para identificar al portal que plagia y los contenidos plagiados.
  • Pingback: en diversos sistemas de manejo de contenidos este programa actúa de manera automática. El software te informa cuando tus contenidos han sido copiados y, además, te indica la fuente que lo ha hecho.
  • TinEye y Google Image: estas herramientas del gigante del mundo virtual actúan como un crawler para identificar quién se ha apropiado de tus gráficas, sean fotografías, simples imágenes y hasta infografías. Por supuesto, ellos pueden ser aplicados a imágenes previamente catalogadas.
  • Webpage Monitoring: actúa como un inspector de sitios web y rastrea automáticamente modificaciones indebidas en el contenido de tus publicaciones. Esta revisión incluye las keywords que tú has insertado en tu texto.
  • Plagiarism Detector: esta es una herramienta sumamente útil cuando se trata de verificar la apropiación de textos producidos por ti. Te indica cuál es el texto plagiado, te remite a los enlaces presuntamente originales y te señala el porcentaje total de material utilizado indebidamente.

 

Cómo puedes intentar resguardar tu producción y tus contenidos

Existen algunos procedimientos técnicos que hacen posible (aunque no al 100%) el resguardo de los contenidos que has publicado en tu sitio web.

 

Desactivación de las propiedades del botón derecho del ratón

Cuando seleccionas bien un texto o una imagen, pulsas el botón derecho del ratón y eliges guardarlo en la memoria contextual. Hecho esto, trasladas tu selección a otro escenario, pegas el contenido y, por ende, estás cometiendo el plagio. En general, cuentas con tres mecanismos para desactivar las funciones del botón derecho de un ratón:

  • Envira Gallery Lite.
  • No Right Click Images Plugin for WordPress.
  • JavaScript

 

Las marcas de agua

Esta herramienta funciona de manera perfecta tanto para fotografías como para vídeo e imágenes. La marca de agua es un recurso sumamente difícil de eliminar. Se trata de una transparencia que se superpone en un lugar muy visible de la imagen e incluye los datos de su autor. Puedes insertar marcas de agua haciendo uso de los siguientes programas.

  • Wtermark.ws
  • PickMonkey

 

El Copyright

Este recurso se conoce como Derechos de Autor e indica que tus imágenes están protegidas legalmente. Por lo general, se muestra de manera similar a la marca de agua, pero incluye además de la identificación del autor el símbolo © y el año de publicación. Su función es recordar que existe una responsabilidad legal en el caso de llevarse a cabo la apropiación indebida de materiales sujetos a derechos de autor.

 

Llegados a este punto, ya puedes contar con todas las herramientas necesarias para que tu contenido esté protegido. Recuerda que cuando alguien te roba contenido no solo se trata de que se aprovechen de tu trabajo y del tiempo que has invertido, sino de tu reputación y de las graves consecuencias que pueden acarrear.

Y tú, ¿pones en práctica algún método más? ¡Cuéntanos!

Deja un comentario

Wow look at this!

This is an optional, highly
customizable off canvas area.

About Salient

The Castle
Unit 345
2500 Castle Dr
Manhattan, NY

T: +216 (0)40 3629 4753
E: hello@themenectar.com